domingo, 27 de julio de 2008

WELCOME TO ARKHAM

En 1989, Morrison escribe Arkham Asylum y realiza su propia disección del oscuro universo de Batman. El resultado es una atrevida obra, tanto en su formato gráfico como narrativo. Morrison confiesa que realizar Arkham Asylum significó un cambio radical en su carrera. Junto al dibujante e ilustrador Dave McKean, Morrison crea un cómic inquietante que cosecha admiradores y detractores. Lo que Morrison busca es describir un viaje hacia el interior de la locura y para ello se sirve de Batman y del famoso Arkham Asylum, el habitual lugar de reclusión de los enemigos del Caballero de la Noche. "Arkham Asylum - Dice Morrison- no se conecta realmente con ninguna continuidad en particular. Ni siquiera es una historia de Batman, es sólo una historia acerca de la psicología humana donde utilizamos a estos personajes como símbolos. La casa, el manicomio, no es un lugar físico, es la cabeza de alguien. Todos los personajes representan diversas funciones y características psicológicas, obsesiones (...) Batman era usado de un modo puramente simbólico". El guionista nos introduce en una historia terrorífica que entronca con la vertiente gótica. Como ya es usual, las citas, alusiones y referencias se suceden página a página (Carroll, Lovecraft, Hitchcock, Crowley). El clima de enrarecimiento está dado por un notable distanciamiento en relación a los personajes, los que son revisitados por el autor en un registro más cercano al terror que al tono de aventura y acción de un cómic como el de Batman. Morrison deforma a tal punto a Batman y a los villanos de Arkham, que aquellos a los que creíamos conocer tan bien y de manera tan simple, súbitamente se complejizan y se nos vuelven opacos en su nueva transparencia. Sobre el proceso de escritura de Arkham Asylum Morrison confiesa: "Realmente me identifiqué con todas esas cosas terribles para intentar aproximarme a la locura tanto como pudiera. Trabajaba a las cuatro de la mañana, tomaba drogas, miraba toda clase de films y leía montones de libros. Trataba de introducirme lo más posible". Arkham Asylum muestra a un Morrison sin concesiones, el humor ha desaparecido casi por completo (a excepción de las psicóticas bromas del Joker) el desencanto y la oscuridad reinan por doquier. Cuando se lee esta obra se tiene la sensación de estar frente a un texto denso, trabajado con exceso y rigurosidad. Sin embargo, lo extraño no está en su lectura, sino en la sensación de que tras haberlo leído, no se lo ha aprehendido del todo. "Es una historia increíblemente compleja - explica el guionista- pero creo que la superficie es tan simple que no te das cuenta. La estructura de la historia está diseñada como una casa, con distintos niveles de narrativa. Pasajes secretos entre las ideas que puedes seguir y te conducen por toda la casa". En efecto, la anécdota que se cuenta es en apariencia muy simple y se juega en dos niveles: Uno es el descenso orfeico de Batman en el interior del asilo en el que los locos se han amotinado liderados por el Joker. Una de sus demandas es la presencia de Batman. El otro, la historia de la enajenación del Dr. Amadeus Arkham y el horrible génesis del lugar que llevará su nombre. Finalmente ambos niveles diegéticos, pasado y presente, van a mostrar sus cartas y tendrán su punto de encuentro hacia al final de la historia.

En youtube encontré el trailer de un corto hecho por un tal Miguel Mesas inspirado en este comic, se los muestro pero la verdad es que no sé si se compara siquiera con el trabajo gráfico literario de Morrison. Bajenlo y leánlo, de verdad se los recomiendo


1 comentario:

Lana dijo...

Arkham es una pesadilla, me sigo preguntando que hubiera sido de este episodio sin ese humor inglés de pesadilla.
De lo mejor que subiste termo pero sigo esperando a Leslie Hall.